Probando Windows 7 Ultimate

Hace unas semanas me llamo al celular Steve Ballmer pidiéndome que probara Windows 7 —Pero, vamos Steve, soy un hombre ocupado— le dije, pero resulta que el fin de semana pasado estaba comiendo un asado con Bill Gates y me preguntó que tal me parecía Windows 7 y le prometí que lo iba a instalar y comentar en mi blog, eso lo dejó muy contento. Asique acá estoy cumpliendo mi promesa.

Sin faltar a la verdad ya había probado el Release Candidate (Candidato a liberación) pero la versión en 32 bit, El que estoy usando ahora es la versión final para 64 bit.

La instalación

La instalación de Windows 7 me pareció una de las mejoras mas considerables, con solo un par de clics sin tener que configurar nada más que el idioma, en menos de media hora ya está listo. Algo muy interesante, cuando inicia Windows por primera vez, no somos invadidos por miles de mensajes obligándonos a hacer el tour de bienvenida, configurar la seguridad o cosas por el estilo.

El hardware

La versión final agrego soporte para muchos más dispositivos que las versiones beta, la mayoría de mi hardware fue reconocido sin problemas, salvo la placa de video y aquí viene lo mejor, los drivers de Windows Vista son totalmente compatibles por lo que no tuve problemas al instalar el video.

El rendimiento

A simple vista parece mucho mas estable y ágil que sus antecesores, hay algunos programas que se me cerraron inesperadamente pero si puedo sacar algo positivo de esto es que, al fallar un programa, Windows aniquila el proceso y queda totalmente estable como si nada hubiera pasado. El tiempo de arranque es aproximadamente 4 segundos menos que su antecesor, Vista, pero para mi gusto sigue siendo mucho, ya que el equipo de Microsoft prometió un tiempo de arranque de 15 segundos y está tardando 20 mas o menos y en mejor tiempo de arranque siguen ganando otros sistemas operativos como Ubuntu por ejemplo.

La interfaz

Siempre que pruebo un sistema operativo, software o página web, me centro en la usabilidad, que tan fácil y rápido es hacer las tareas cotidianas y en este caso, Windows 7 se lleva todos los aplausos, mejoró notablemente la interfaz de usuario con respecto a Windows Vista, nada de efectos visuales torpes y molestos, los clics y doble clics se reducen al máximo, muchas opciones se visualizan con sólo pasar el cursor, la barra de tareas nos da la posibilidad de tener muchos programas abiertos de manera organizada, también, interpreta los gestos del mouse al arrastrar un ventana, por ejemplo, si muevo la ventana a la parte derecha o izquierda de la pantalla esta ocupara la mitad del escritorio, o si la sacudo de un lado al otro las demás ventanas que están en segundo plano se minimizaran. El nuevo diseño del espacio de trabajo es muy elegante, la barra de tareas y la barra de títulos de las ventanas tienen una trasparencia que nos permite ver borrosamente el fondo, estos parámetros son totalmente configurables. Dispone de varios temas que cambian la combinación de colores, el fondo de pantalla y los sonidos, además, puedes bajar y subir tus propios temas. Los gadgets lamentablemente siguen siendo los mismos que tiene el Vista, casi todos inútiles y muy feos comparados con los widgets de Yahoo!

Conclusiones

En resumen —no quiero extenderme más— estamos ante el reemplazo definitivo del viejo y querido Windows XP, su agilidad, simpleza y estética va ir ganando adeptos que se niegan a cambiar de Windows y si falta algún motivos más, también cuenta con un sistema de compatibilización de aplicaciones que van de Windows 95 hasta Vista.