Para Elisa

Dudo que exista ser humano que haya tomado clases de piano y no ha sido torturado con «Para Elisa» la famosa obra en piano compuesta en la menor por Ludwig van Beethoven. Es tan popular esta obra que casi todos la hemos escuchado, en cajas musicales, películas, etc.

Pero pocos conocen la historia de esta composición. Beethoven era un hombre tosco —como todo alemán— y antisocial. En una fiesta a la que el popular compositor estaba invitado, éste estaba sólo —tal vez por sus características ya mencionadas— hasta que de repente se le acerca una niña y le pregunta de que trabajaba, el responde que era músico, la niña le comenta que ella también y a la pregunta del músico de que interpretes tocaba ella le lista grandes autores como Mozart y otros compositores de la época, entonces nuestro personaje le cuestiona si alguna vez interpretó alguna pieza de un tal Beethoven  —No, ¡Beethoven es muy difícil!— Le respondió ella. Beethoven enternecido por tal respuesta compuso una obra en piano de fácil interpretación y la llamó «Para Elisa» el nombre de la pequeña.