La nueva ley de radiodifusión

Hay algo —entre muchas cosas— que los argentinos no aprendemos, dejar de tener una opinión pendular, no podes defender algún movimiento del gobierno que terminas siendo declarado enemigo acérrimo de la oposición y viceversa. Soy una persona que no comparte el modelo político del gobierno actual,  pero no se puede defenestrar cada iniciativa de este, sobre todo cuando somos bombardeados por información errónea que favorece a grandes grupos de empresarios que defienden sus capitales. Hoy se envía el nuevo proyecto para modificar la ley de Radiodifusión al Congreso Nacional y no es de extrañar si vemos titulares de TN, canal 13, Telefe, etc. Vapuleando esta iniciativa, seguramente se golpearán el pecho invocando a los pobres y olvidados de este país o dirán como la pasada en años Mirtha Legrand que como de costumbre no hace otra cosa que nadar en las aguas de la ignorancia, “Con esta ley de radiodifusión los medios van a desaparecer” no abuela, todo lo contrario, con esta nueva ley —que reemplazaría la antigua, de la época de la dictadura— se terminarían los monopolios y oligopolios mediáticos que controlan el 83% de los medios y nos dicen lo que tenemos que pensar y hacer.

Los espacios de comunicación no tienen dueños, son del pueblo.

Fernando Pino Solanas – Cineasta y político

Los principales cambios que propone este proyecto de ley son los siguientes:

  • A diferencia de la actual Ley de Radiodifusión, limita a los multimedios, ya que, impide a los dueños de canales de aire ser propietarios de cables en la misma área geográfica en la que operan.

  • Regula con más fuerza a los canales de televisión por suscripción, impidiéndoles operar en más de 24 localidades a la vez. No les permite tener más de 35% de abonados sobre el total nacional.

  • Reserva un 33% del espacio radioeléctrico para canales y radios de organizaciones sin fines de lucro, como sindicatos e iglesias, que hasta ahora no podían ser propietarios de licencias para operar canales de televisión y radios.

  • Permite a las empresas de servicios públicos, como las telefónicas, brindar servicios de televisión.

  • Crea una autoridad regulatoria que revisará cada dos años las condiciones en que se entregan las licencias. (Actualización) Este es un falso rumor que circula la oposición el anteproyecto de ley dice claramente que las licencias caducaran cada 10 años, cito:

ARTÍCULO 33.-

Duración de la licencia.

Las licencias se otorgarán por un período de DIEZ (10) años a contar desde la fecha de la Resolución de la AUTORIDAD FEDERAL DE SERVICIOS DE

COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL que autoriza el inicio de las emisiones regulares.

Para más información puedes bajar el PDF de la ley o ver la comparación de la ley nueva versus la vieja toda la información sobre la nueva ley.

Estos enunciados afectarían principalmente a empresas como Grupo Clarín, Telefónica y Cadena 3 entre otras, firmas que abogan la libertad de prensa siempre y cuando no se toquen sus intereses, medios donde periodistas realmente independientes terminan siendo excluidos de estos grandes grupos y dejados en el olvido.

Sobre este tema también se la puede escuchar a Elisa Carrió que practicando su deporte preferido “No sé de qué se trata pero me opongo” da, como siempre argumentos vacios  defendiendo a grupos del ultra derecha que antes depreciaba visceralmente.

Estos holding mediaticos que manejan tu libertad y la mía son producto de una falta de debate en el congreso desde el año 1983 hasta hoy.

Por último, uno de los puntos más importantes a favor de la esta nueva ley, lo podemos ver en la regulación de medios de comunicación de Estados Unidos, un país “en serio” como dicen algunos periodistas apocalípticos, esta regulación dice simplemente que una empresa que sea dueña de un canal de cable, uno de aire, una radio y un diario atenta contra el punto de vista y se considera delito, en la actualidad, en este país, no hay ninguna restricción sobre estos casos.

No se trata de ser oficialista o no, se trata de nuestra libertad, aprendamos a leer los diarios y a ver los titulares de TV, no todo es como  se muestra, depende de nosotros crear una conciencia crítica y no ser inducidos a pensar lo que a otros beneficia.

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 – Declaración Universal de Derechos Humanos