¡Empujá la vaca!

Ayer hablaba con una persona sobre mi trabajo y le comentaba que a pesar de no estar del todo a gusto no quiero cambiar porque estoy acostumbrado y en realidad no me gustaría empezar todo de nuevo y arriesgarme al cambio, entonces esta persona me mencionó una conocida  historia, la de vaca y el precipicio.

Un maestro pensador paseaba con su alumno por el campo y llegaron a una casa muy pobre. El dueño de esta casa les contó que sobrevivían gracias a una vaca, ésta les daba leche, con la mitad se alimentaban y el resto lo cambiaban por otros alimentos, así iban defendiéndose de la pobreza. Cuando regresaban, el maestro le pidió al alumno que buscara la vaca y la empujara por el precipicio. El alumno no quería, la vaca era lo único que esa familia tenía, pero como era obediente, cumplió con lo que le ordenaba el maestro. Pasó el tiempo y el joven, que no podía olvidar lo que había hecho, volvió al lugar para ofrecer ayuda a esa gente y pedirles perdón. Al llegar encontró una casa nueva, se entristeció, pensó que ya no los encontraría allí, seguramente habían tenido que vender la casa, pero se equivocó, los habitantes eran los mismos. La familia lo reconoció y el joven les preguntó cómo habían hecho para prosperar tanto. El hombre dijo: “Teníamos una vaca, vivíamos de los que nos daba, pero un día se cayó al precipicio y debimos inventar otras cosas para hacer, sembramos, criamos animales y nos fue bien”.

A veces tenemos una vaca en nuestras vidas y como nos da lo justo y necesario para sobrevivir, no nos aventuramos a más. Por eso tenemos que empujar la vaca (no literalmente, por si lo lee la sociedad protectora de animales  :burlon: ) para buscar nuevas y mejores formas de obtener éxito.

Y para darle un toque de humor, he aquí un fragmento de Les Luthiers llamado “La payada de la vaca”.

Imagen de previsualización de YouTube

6 comments

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Me siento muy identificada con esa historia, a veces no me animo a emprender nuevos proyectos por miedo al fracaso… pero si no lo intentas, siempre tendras la duda de qué hubiera sido de tu vida si hubieras llevado a cabo tus sueños. Es preferible que las cosas salgan mal a no haberlointentado nunca!! :beso:

    1. Bueno, en realidad no tiene nada de malo no empujar la vaca, pero hay que considerar un par de cosas, primero que tal vez estamos desperdiciando nuestro potencial por estar cómodos con esa vaca y probablemente te arrepientas más adelante. Segundo, puede pasar que no la empujemos y ella se muera de todos modos, la vaca no nos da la garantía de que este siempre ahí, asique aunque tengamos la vaca es conveniente pensar en que haríamos si esta no está más. Y por último, las posibilidades de que nos vaya mal son tantas como las de que nos vaya bien, pero, si no lanzamos la vaca por el precipicio ¿Cómo vamos a saber?

  3. Me gustó la imagen, se la robo ccc. Me resultó interesante leer la miradada de la vaca, justo cuando estaba pensando en lo que la vaca es. Buen complemento.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *