El último chiste

Que hay gente loca eso no hay duda, pero que hay gente que de la locura pasa a la idiotéz sin limites es lo que vas a ver a continuación:

Patrick Knight, de 39 años de edad, está coleccionando chistes y elegirá el más divertido para pronunciar su declaración de despedida antes de ser ejecutado el 26 de junio por matar a balazos a sus vecinos, Walter y Mary Werner, hace casi 16 años en los suburbios de Amarillo.

Knight admite que su ejecución no es algo muy divertido. “No trato de faltarle el respeto a los Werner“, declaró desde su celda, en el pabellón de la muerte.

No trato de decir que me interesa poco lo que está ocurriendo. Estoy a punto de morir. Pero no pienso estar sentado ahí y gemir y sollozar o cosas similares cuando enfrente el castigo que he recibido. No estoy pidiendo dinero … Todo lo que pido es que me envíen chistes“, señaló Knight.

Al parecer, su solicitud le ha dado resultado. Ha recibido unos 250 chistes. “Las bromas sobre abogados son realmente populares“, explicó Knight, sugiriendo que podría usar uno de esos chistes antes de partir de este mundo.

Joel Richardson, jefe de policía del condado de Randall, dijo que la idea del condenado a muerte muestra su falta de sensibilidad. “Eso informa un poco acerca del carácter de este personaje“, señaló Richardson, que era subjefe de policía en la época de los asesinatos de los Werner y se propone asistir a la ejecución de Knight.

Bueno ya que a este loco desquiciado le gustan los chistes de abogados le dejo algunos:

¿En qué se diferencia un abogado a un cuervo?
En que uno es rapaz, ladrón y traicionero, y si puede te saca los ojos, y el otro es un inocente pajarito negro.

En una cátedra de la carrera de Derecho le dice el profesor a los estudiantes:
alumnos mios, recuerden que cuando sean abogados, los casos a veces se ganan y a veces se pierden, pero siempre se cobran.

Se encuentran dos abogados y uno le dice al otro:
¿Vamos a tomar algo?
Bueno, ¿De quién?

En una sala del juzgado, viene entrando el Juez para dar inicio a una audiencia.
En ese momento, el fiscal se levanta y le grita al abogado defensor:
¡Es usted un sinvergüenza!
El abogado defensor le responde gritando:
¡Y usted es un ladrón!
El Juez toma asiento y tranquilamente dice:
Bueno, ya que ambas partes se han identificado plenamente, podemos dar inicio a la audiencia
.