Cuando el pueblo dice basta

Manifestaciones en Iran

Para vencer hace falta audacia mas audacia y siempre audacia.

Georges Jacques Danton – Abogado francés

Siempre sentí un fanatismo y (hasta orgullo se podría decir) por aquellos episodios de la historia mundial que fueron marcados por una revuelta popular.  Estos sucesos casi siempre están empapados de violencia y crueldad pero a diferencia de otros, la violencia tiene un mensaje claro y  conciso: “¡BASTA!“. Cuando el pueblo dice basta no hay quien lo detenga, porque todas estas personas se hacen una sola cosa y apartado de cualquier reclamo egoísta como suba de sueldos, ideales políticos u otros motivos, reclaman todos por justicia, equidad y libertad,  cosas básicas que deberían ser obligatorias en cualquier nación con cualquier ideología o creencia religiosa.

Hoy, estamos viviendo un ejemplo de lo que escribo, en  Irán se están viviendo sucesos históricos que recuerdan a la conocida revolución islámica de 1979 cuando una movilización derrocó al por entonces monarca Sha Mohammad Reza Pahlevi. Los sucesos actuales de Irán de desencadenaron a partir de las elecciones presidenciales  que dieron como ganador al actual presidente Mahmud Ahmadinejad con un 63% de votos. Estos resultados provocaron la manifestación callejera de grandes grupos de personas en Teherán, capital de Irán, los manifestantes argumentan que hubo fraude en los comicios por lo tanto se deberían realizar de nuevo.

Considerando que Irán es uno de esos países que ponerse en contra del gobierno puede terminar en muerte es admirable ver como una gran parte de los ciudadanos iraníes salga a la calle y rompa el silencio impuesto por el gobierno.

Un suceso histórico que demuestra que no se puede jugar con la paciencia de la gente es la revolución francesa que aniquilo, literalmente, a la monarquía francesa. La revolución comenzó en 1789 detonada por la miseria en la que vivía la plebe de Francia donde una ración de pan costaba el sueldo de todo un mes.

Toma de Bastilla

La miseria en la que vivía los franceses se veía contractada con los lujos con los que gozaba la monarquía, Luis XVI el rey más inoperante de la historia (a mi entender) tomo la peor decisión, despedir a Jacques Necker un ministro encargado de las finanzas de la monarquía, un hombre muy identificado y querido por el pueblo. El 14 de julio el pueblo asaltó la fortaleza de la Bastilla, símbolo del absolutismo monárquico pero también punto estratégico del plan de represión de Luis XVI, pues sus cañones apuntaban a los barrios obreros.

El 4 de agosto de 1789, en la llamada “Noche de la locura“, la Asamblea Nacional Constituyente abolió el feudalismo, eliminando los derechos de los nobles (como, por ejemplo, el privilegio de no pagar impuestos).

En 1790 se eliminó la autoridad de la Iglesia para imponer impuestos sobre las cosechas, se eliminaron también los privilegios del clero y se confiscaron los bienes de la Iglesia.

En 1791 Luis XVI intenta huir a Bélgica pero es descubierto y esto le cuesta la vida. Muere decapitado en la guillotina (inventada en 1789 por el Dr. Joseph Ignace Guillotin para dar una muerte rápida e igualitaria para todas las clases sociales) luego, no mucho tiempo después María Antonieta, esposa de Luis XVI es ejecutada y sus hijos torturados y maltratados hasta la muerte.

El reino del terror

Gran parte de esta revolución fue comandada por el apodado “El incorruptible“, Maximilien François Marie Isidore de Robespierre, que después termino siendo más corruptible que nunca instaurando una dictadura conocida como “El reino del terror” que consistía en infundir temor a los antirrevolucionarios, si decías que el pan estaba caros, te ejecutaban, si murmurabas sobre la situación económica de Francia, te ejecutaban, fue la época más sangrienta que vivió Francia en la que se llegó a ejecutar hasta 800 personas por mes. Se erradicó el calendario cristiano y se hizo uno nuevo tomando como año uno 1978 y semanas de 10 días para que la gente no supiera cuando es domingo. Esto no duro mucho tiempo ya que Robespierre también fue víctima de sus actos y murió ejecutado sin poder decir ni una sola palabra ya que tenía un disparo en la mandíbula por intentar suicidarse.

Luego tomo el poder como emperador un general muy conocido en las batallas de Francia contra Austria llamado Napoleón Bonaparte, pero eso es otra historia.

La historia nos demuestra que todo tiene un límite, no se puede burlar el poder popular, ojalá aprendamos esto en este país y algún día nos unamos para no permitir más engaños, pobreza y corrupción.

7 comments

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. “Un pueblo puede tener palos,tridentes,cañones y revolveres,pero si no tiene libros,esta totalmente indefenso”. Cada vez que me acuerdo de esa frase,me enorgullezco.Los pueblos (por mas inmundos que sean,si tienen la capacidad de defender colectivamente algo de interes,son mejor que cualquier ejercito).Totalmente de acuerdo con vos.

  3. Me encantó tu página.

    Facu: Una sola corrección, la frase es de Ricardo Combariza y es: “Un pueblo puede tener piedras, garrotes, pistolas o cañones; aún así, si no tiene libros está completamente desarmado. Yo la entiendo como que un pueblo educado tendrá siempre más oportunidades de luchar contra los tiranos… a educar se dijo!!!

  4. Una corrección: la Revolución Francesa comienza en 1789. Entiendo que no está así escrito por error de información, sino que es una equivocación al escribir, ya que las demás fechas están bien.

  5. La revolucion francesa acabo con una monarquia absolutista y a los diez años culmina con la dictadura militar de un emperador; Francia arruinada, millones de muertos, venta de la Luisisana, etc,; madre de la revoluciones socialistas: Stalin 22 millones de asesinados , Mao 60 millones, Pol Pot 1 millon, etc….

  6. la revolucion francesa solo fue una revolucion de caracter burgues descontrolada a manos del pueblo que fue mal direccionado,una verdadera revolucion seria con una ideologia concientizada al pueblo para erradicar el sistema…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *